La Derecha Radical en el Partido Republicano

La Derecha Radical en el Partido Republicano

RIAL y el FCE nos entregan ahora la versión en español y actualizada de uno de los libros que mejor describe y explica la trayectoria contemporánea- ideológica y política- de uno de los actores principales del sistema político de los Estados Unidos: el Partido Republicano. La obra nos ayuda a entender la importancia de los centros del pensamiento de derecha en el seno de dicho partido, su influencia en los gobiernos republicanos y el desconcierto que prima en sus filas ante la irrupción de la candidatura presidencial de Donald Trump, que amenaza con desplazar a los influyentes neoconservadores en la conducción del Partido Republicano y eventualmente del gobierno de los Estados Unidos.

Autor Jesús Velasco
ISBN / ISSN 978-956-289-146-2
Edición Fondo de Cultura Económica, 2016
Formato Rústica, 16 x 23 cm
Prefacio y agradecimientos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13

Indice

I. Introducción: una estructura analítica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23

Planteamiento del problema. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  25

¿Cómo pueden sintetizarse el institucionalismo histórico

y la teoría del realineamiento en una estructura analítica?. . . . . . . . . .  31

El primer estrato analítico: la estructura. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  36

El segundo estrato analítico: la política. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37

El tercer estrato analítico: la ideología. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37

Reflexiones acerca de los estratos y la estructura analítica. . . . . . . . .  39

II. ¿Qué es un neoconservador?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45

Hacia la identificación de la primera generación de

neoconservadores. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47

Elementos del movimiento neoconservador:

orígenes, organizaciones, publicaciones e ideología. . . . . . . . . . . . . . . 53

Hacia la identificación de la segunda generación de

neoconservadores. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67

III. Las organizaciones neoconservadoras como un medio para una cruzada ideológica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73

La Coalición por una Mayoría Democrática (cdm). . . . . . . . . . . . . . . .  76

El Instituto Americano de la Empresa (aei). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  85

El Comité sobre el Peligro Presente (cpd). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93

El Comité para el Mundo Libre (cfw). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105

Los respaldos financieros a los neoconservadores. . . . . . . . . . . . . . . .111

Las organizaciones neoconservadoras de segunda generación. . . . . 119

El Proyecto para el Nuevo Siglo Americano (pnac). . . . . . . . . . . . . . . .119

El Centro para las Políticas de Seguridad (csp). . . . . . . . . . . . . . . . . .  125

The Weekly Standard. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .   127

IV. Ideas, instituciones e intereses: la influencia del neoconservadurismo en la política de derechos humanos de la administración Reagan. . . . . . . .  133

Las ideas neoconservadoras en materia de derechos humanos. . . . . . 134

El Congreso y el Departamento de Estado en el impulso a

las ideas neoconservadoras en materia de derechos humanos. . . . . . . 142

El Congreso. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143

El Departamento de Estado y la Oficina de Derechos Humanos. . . . . .  147

Los vínculos entre los intereses políticos y económicos y las ideas

neoconservadoras. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  154

V. Ideas, instituciones e intereses: la influencia del neoconservadurismo en el escalamiento del poder militar estadounidense. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165

La visión neoconservadora sobre el escalamiento militar. . . . . . . . . . . . . 166

Los papeles del Congreso y el Departamento de Defensa en el

impulso a las ideas neoconservadoras sobre el escalamiento

militar y la política de defensa. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189

La estructura del aparato de política de defensa estadounidense. . . . . . 192

El Departamento de Defensa y el papel de los neoconservadores

en la política de control de armas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199

Intereses económicos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  205

VI. El segundo movimiento neoconservador. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  215

Marcar diferencias: la segunda generación del neoconservadurismo

bajo la sombra de la primera. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216

Ideología. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .   221

VII. Los neoconservadores de segunda generación y la política exterior. . 225

Influencias teóricas: Leo Strauss y Samuel Huntington. . . . . . . . . . . . . . . 226

Ataque preventivo, cambio de régimen y la promoción de la

democracia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231

Los ataques preventivos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .233

El unilateralismo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242

La promoción de la democracia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 251

VIII. Los neoconservadores ante la guerra. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 263

IX. El neoconservadurismo y la política exterior estadounidense

después del 11-S. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 275

La identificación del enemigo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .275

La preparación para la guerra. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .280

La “venta” de la idea de la guerra. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  295

X. La debacle iraquí y el declive parcial del neoconservadurismo. . . . . . . . . . . 301 Epílogo: La supervivencia del neoconservadurismo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .307 Epílogo a la presente edición: La lógica del desconcierto: la elección presidencial estadounidense de 2016. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 323

Estados Unidos en problemas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .324

La crisis, corregida y aumentada. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .325

Los medios masivos de comunicación. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 325

La política centrada en el candidato. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 328

Profesionalización del Congreso. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 332

Gobierno dividido. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  334

A modo de conclusión. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 339

Índice Analítico. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 343