Informe CELAC – China Nº4

Informe CELAC – China Nº4

En el punto 2.2 de la Declaración del Foro CELAC-China de enero 2018 se señala: “En medio de un mundo de constantes cambios, reconocemos que el Foro resulta de gran importan- cia para definir respuestas conjuntas a los retos globales.”

Hay allí dos conceptos que merecen un análisis en profun- didad en sus significados y alcances. Al señalar que esta- mos ante un mundo en “constantes cambios” no hay sólo una referencia a los aportes que la ciencia y la tecnología están haciendo a las sociedades contemporáneas. Ellos, por cierto, existen. Pero la cuestión principal está colocada en como esos cambios se hacen personas, se constituyen en escenarios donde la interacción entre países, sociedades y culturas toman un devenir de influencias de largo plazo. En este Informe se presentan diversas notas ligadas a como los ámbitos de la innovación plantean preguntas a lo social y al buen diseño de políticas públicas. Están las visiones sobre el presente y futuro de la agricultura, Están las informaciones sobre la Expo Internacional 5G y la presencia allí de algu- nas entidades latinoamericanas, todas conscientes que esta región tiene ante el 5G un desafío conjunto. Dos realidades, una milenaria, otra de origen recientes y, sin embargo, parte de nuestro vivir contemporáneo. Se trata de entender como estos y otros temas redifinirán a nuestras sociedades en su vivir diario, al igual de cómo determinarán nuevas vías de relación entre ciudadanía y autoridad política.

Desde otra perspectiva no es menor ver cómo se van desarro- llando esos “constantes cambios” en los escenarios del inter- cambio comercial. Los países de América Latina y el Caribe observan, pero no miran de lejos, la evolución que va tenien- do la llamada guerra comercial. No la generamos, pero sabemos de sus efectos. Por ello, fue importante la presencia amplia de empresas y entidades latinoamericanas en la 2a. Expo de Importaciones de China realizada en Shanghai. Allí no sólo se generó un bullente intercambio de intereses entre importadores chinos y quienes llegaron con ofertas desde el exterior, sino también se constituyó en un buen escenario para que el presidente Xi Jinping reiterara su compromiso con el multilateralismo y señalara un principio de cómo abordar ciertos conflictos ineludibles: “Las distancias entre países se acortan y las interacciones crecen, de ahí la probabilidad de que se produzcan diferencias y fricciones. La solución correc- ta radica en un trabajo consultivo y en la cooperación”.

El otro concepto de aquella frase de la Declaración del Foro en enero 2018 es “definir respuestas conjuntas a los retos globales”. Es en ese marco que en este Informe se incluye un trabajo que lleva a una primera aproximación a los que emergen como nuevos temas de la agenda de futuro entre China y los países latinoamericanos y del Caribe. No se trata de dejar de lado aquella propuesta del 1+3+6 ni poner apar- te las proyecciones de la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Se trata de saber que todos los países de este hemisferio, cual- quiera sea su modelo de desarrollo, se enfrentarán a cues- tiones como el envejecimiento de la población, las nuevas demandas de las clases medias, los efectos del cambio climá- tico o la automatización creciente en el trabajo. Son retos globales, pero que determinan un desafío de “pensar juntos” para la interacción entre China y América Latina. Un ejemplo concreto de esa dimensión de la globalidad está presente en los debates generados por la COP25, conducida por Chile aunque realizada en Madrid por la crisis social vivida en el país austral. Allí no fue un tema menor la forma como ha persistido el compromiso de China con los acuerdos de Paris 2015 y la urgencia de abordar este desafío planetario con la participación de todos, sin excepción.

Es en el marco de todos estos temas que la elección de Méxi- co como Presidencia Pro Tempore de CELAC en 2020 toma todo su alcance. No es un momento muy feliz que vive esta institucionalidad latinoamericana, envuelta en visiones polí- ticas y de desarrollos diversos. No es menor como se han explotado las demandas sociales y la forman como las enti- dades políticas se han visto tensionadas por las exigencias de hombres y mujeres que buscan nuevas respuestas para su vida y la calidad de esta. Pero de eso en México saben porque la historia les ha enseñado. Hay un tiempo nuevo para la interacción entre Estado, Mercado y Sociedad. Y las nuevas definiciones que ese triángulo reclama hacen que el diálogo de la diversidad latinoamericana y caribeña con China pueda aportar respuestas positivas no sólo para el devenir de sus pueblos, sino para toda la humanidad.

Autor RIAL
Edición RIAL, 2020
Formato PDF