La Derecha Radical en el Partido Republicano

La Derecha Radical en el Partido Republicano

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

RIAL y el FCE nos entregan ahora la versión en español y actualizada de uno de los libros que mejor describe y explica la trayectoria contemporánea- ideológica y política- de uno de los actores principales del sistema político de los Estados Unidos: el Partido Republicano. La obra nos ayuda a entender la importancia de los centros del pensamiento de derecha en el seno de dicho partido, su influencia en los gobiernos republicanos y el desconcierto que prima en sus filas ante la irrupción de la candidatura presidencial de Donald Trump, que amenaza con desplazar a los influyentes neoconservadores en la conducción del Partido Republicano y eventualmente del gobierno de los Estados Unidos.

Autor Jesús Velasco
ISBN / ISSN 978-956-289-146-2
Edición Fondo de Cultura Económica, 2016
Formato Rústica, 16 x 23 cm
Prefacio y agradecimientos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13

Indice

I. Introducción: una estructura analítica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23

Planteamiento del problema. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  25

¿Cómo pueden sintetizarse el institucionalismo histórico

y la teoría del realineamiento en una estructura analítica?. . . . . . . . . .  31

El primer estrato analítico: la estructura. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  36

El segundo estrato analítico: la política. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37

El tercer estrato analítico: la ideología. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37

Reflexiones acerca de los estratos y la estructura analítica. . . . . . . . .  39

II. ¿Qué es un neoconservador?. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45

Hacia la identificación de la primera generación de

neoconservadores. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47

Elementos del movimiento neoconservador:

orígenes, organizaciones, publicaciones e ideología. . . . . . . . . . . . . . . 53

Hacia la identificación de la segunda generación de

neoconservadores. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67

III. Las organizaciones neoconservadoras como un medio para una cruzada ideológica. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73

La Coalición por una Mayoría Democrática (cdm). . . . . . . . . . . . . . . .  76

El Instituto Americano de la Empresa (aei). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  85

El Comité sobre el Peligro Presente (cpd). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93

El Comité para el Mundo Libre (cfw). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105

Los respaldos financieros a los neoconservadores. . . . . . . . . . . . . . . .111

Las organizaciones neoconservadoras de segunda generación. . . . . 119

El Proyecto para el Nuevo Siglo Americano (pnac). . . . . . . . . . . . . . . .119

El Centro para las Políticas de Seguridad (csp). . . . . . . . . . . . . . . . . .  125

The Weekly Standard. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .   127

IV. Ideas, instituciones e intereses: la influencia del neoconservadurismo en la política de derechos humanos de la administración Reagan. . . . . . . .  133

Las ideas neoconservadoras en materia de derechos humanos. . . . . . 134

El Congreso y el Departamento de Estado en el impulso a

las ideas neoconservadoras en materia de derechos humanos. . . . . . . 142

El Congreso. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143

El Departamento de Estado y la Oficina de Derechos Humanos. . . . . .  147

Los vínculos entre los intereses políticos y económicos y las ideas

neoconservadoras. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  154

V. Ideas, instituciones e intereses: la influencia del neoconservadurismo en el escalamiento del poder militar estadounidense. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165

La visión neoconservadora sobre el escalamiento militar. . . . . . . . . . . . . 166

Los papeles del Congreso y el Departamento de Defensa en el

impulso a las ideas neoconservadoras sobre el escalamiento

militar y la política de defensa. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189

La estructura del aparato de política de defensa estadounidense. . . . . . 192

El Departamento de Defensa y el papel de los neoconservadores

en la política de control de armas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199

Intereses económicos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  205

VI. El segundo movimiento neoconservador. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  215

Marcar diferencias: la segunda generación del neoconservadurismo

bajo la sombra de la primera. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216

Ideología. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .   221

VII. Los neoconservadores de segunda generación y la política exterior. . 225

Influencias teóricas: Leo Strauss y Samuel Huntington. . . . . . . . . . . . . . . 226

Ataque preventivo, cambio de régimen y la promoción de la

democracia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231

Los ataques preventivos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .233

El unilateralismo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242

La promoción de la democracia. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 251

VIII. Los neoconservadores ante la guerra. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 263

IX. El neoconservadurismo y la política exterior estadounidense

después del 11-S. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 275

La identificación del enemigo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .275

La preparación para la guerra. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .280

La “venta” de la idea de la guerra. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  295

X. La debacle iraquí y el declive parcial del neoconservadurismo. . . . . . . . . . . 301 Epílogo: La supervivencia del neoconservadurismo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .307 Epílogo a la presente edición: La lógica del desconcierto: la elección presidencial estadounidense de 2016. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 323

Estados Unidos en problemas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .324

La crisis, corregida y aumentada. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .325

Los medios masivos de comunicación. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 325

La política centrada en el candidato. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 328

Profesionalización del Congreso. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 332

Gobierno dividido. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  334

A modo de conclusión. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 339

Índice Analítico. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 343