Informe CELAC – CHINA: Avances hacia 2021 Nº5

Informe CELAC – CHINA: Avances hacia 2021 Nº5

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Puede haber muchas cifras para explicar el impacto negativo de la pandemia Covid-19 en América Latina. Pero una de las más dramáticas es aquella relacionada con la “insegu- ridad alimentaria severa”, un cierto eufemismo para decir hambre: según el Programa Mundial de Alimentos en 11 países latinoamericanos hay 14 millones que la sufren; el año pasado había 3,4 millones de personas en esa condi- ción. La realidad es que el foco de este coronavirus se ha instalado en los países de la América Latina y el Caribe con consecuencias profundas para la economía y el desarrollo social de la región. Y todo ello ocurre cuando los niveles de consensos y de mutua cooperación entre los países de esta zona del mundo no están muy altos. Por eso cabe evaluar positivamente los esfuerzos que hace México en este 2020 por mantener viva la institucionalidad de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, CELAC.

El 8 de enero tuvo lugar la reunión de cancilleres y vicecan- cilleres de 29 países de América Latina y el Caribe, con la cual México puso en marcha su plan para el relanzamiento de la CELAC, con una jornada inaugural que contó con la participación del primer mandatario Andrés Manuel LópezObrador. Allí se confirmó lo anticipado en noviembre por el canciller Marcelo Ebrard cuando su país aceptó la tarea de ser Presidencia pro Tempore, para México este período consiste en “trabajar para robustecer la institucionalidad del mecanismo y alcanzar nueva fortaleza en la unidad.” La convocatoria a “forjar logros concretos que beneficien a nuestra comunidad de manera práctica y eficaz, promovien- do con pasos precisos la integración regional latinoamerica- na y caribeña”. En otros términos, una aproximación de corte pragmático para acercar a países política e ideológicamente distanciados. Hubo un ausente importante, Brasil. Tampoco lo hizo Bolivia desde su gobierno de transición y dos cari- beños no pudieron llegar por problemas de vuelo. Pero la reunión tuvo el suficiente soporte regional para dar respal- do a un programa de acción con 14 objetivos, todos ellos con posibilidades de acción conjunta multilateral en distintos campos, entre los que figuran la cooperación aeronáutica y aeroespacial, la creación de una red de innovación y un ecosistema científico y una agenda común de universidades para facilitar la movilidad y el intercambio académico.

Lo que ninguno de los concurrentes a esa cita ministerial sabía que ese mismo día la Organización Mundial de la Salud era informada por China que se había logrado aislar el nuevo coronavirus y que cabía adoptar medidas severas para enfrentar este nuevo desafío sanitario. Al paso de los meses el mundo viviría una pandemia cruzando todos los continentes, con reacciones de diverso carácter: desde el negacionismo de algunos con dramáticas consecuencias humanas en su sociedad, hasta la disciplina social y las formas de cooperación puesta en marcha por otros. En su último informe, el Fondo Monetario Internacional prevé una contracción de -5.2% para Latinoamérica en 2020. Al otro lado del Pacífico, mantienen su crecimiento positivo la India, con un 1.9%, China con 1.2% e Indonesia con 0.5%. En cambio, Brasil experimentará una contracción de -5.3%, la mayor en más de un siglo. México, con una contracción de -6.6%, representa con Brasil el 55% de la economía regio- nal. Argentina, la tercera economía latinoamericana, entró en suspensión de pagos en mayo de 2020, con una política donde la prioridad ha estado en los programas de salud por encima de todo. Como resultado de lo anterior, las previ- siones de la CEPAL son que el número de pobres aumentará hasta el 34.7%, es decir, de 180 millones a 220 millones de personas, lo que representa un tercio de la población total de la región. Y dentro de ese grupo, quienes se encuentran en pobreza extrema pasarán de 67 millones a 90 millones.

Es en este contexto donde las formas de cooperación entre China y los países de América Latina toman nueva trascen- dencia. Ya no se trata sólo de cumplir con las grandes estra- tegias fijadas en el Plan de Acción 2019-2021 acordado en el II Foro CELAC-China realizado en Santiago de Chile en enero 2018. Se trata de trabajar conjuntamente por la reacti- vación de la economía, por poner en marcha obras pendien- tes y por seguir gestando nuevos ámbitos de una interacción no sólo comercial, sino también productiva con visión de largo plazo. La Sesión Extraordinaria del Foro CELAC-China convocada a invitación del Ministro Wang Yi y su colega de México el 23 de julio se desarrolló con ese propósito.

Son tiempos complejos donde las presiones del actual gobier- no de Estados Unidos sobre los países latinoamericanos reabren prácticas que ya se suponían superadas. Se vuelve a hablar de Guerra Fría. Y en ello los países latinoamericanos sólo tienen una opción a tomar: mantener el derecho a una multipertenencia según sus propios intereses. Con Estados Unidos dentro de una lógica hemisférica de siglo XXI. Con China en una relación de mutua conveniencia y mirada estra- tégica en aquellos temas a trabajar en conjunto, donde lo multilateral acerca y donde las nuevas tecnologías permiten superar las distancias.

El Foro CELAC-China sigue avanzando en medio de un tiem- po de dificultades. Hay tareas concretas en marcha y este informe da cuenta de ellas. Como también da cuenta de una relación que busca nuevos rumbos de interacción por encima de la pandemia – o, precisamente por ella – y reitera que el convivir internacional emergente no podrá construirse sobre la base de optar por un poder excluyendo a otro. Hay un tema de destino común, de agenda compartida, que reclama buscar concordancias por encima de diversidades políticas, culturales e ideológicas. Son también tiempos de desafío para el pensamiento latinoamericano, para sus políticos, intelectuales y líderes de la sociedad civil.

Autor Consejo de Relaciones Internacionales de América Latina
Edición RIAL, 2020
Formato PDF