Comunidado - Publicado el

Comunicado de Prensa

En el marco y a la luz del debate producido en la reunión del Comité Directivo de RIAL, el nuevo Presidente de RIAL, Enrique García, junto a su antecesor, Ricardo Lagos, han estimado pertinente expresar lo siguientes planteamientos.

RIAL

Comunicado

 

            El Comité Directivo del Consejo de Relaciones Internacionales de América Latina, RIAL, se ha reunido en la sede de CEPAL el 6 y 7 de marzo. En esta ocasión, al cumplirse el mandato del actual presidente de la entidad y ex presidente de Chile, Ricardo Lagos, asumió la conducción de RIAL el doctor Enrique García, tras cumplir veinticinco años a la cabeza del Banco Latinoamericano de Desarrollo, CAF. Este encuentro contó con participación de académicos y personalidades políticas de diversos países de la región, y en ella se examinó la situación del sistema internacional, el estado actual de las relaciones de América Latina y los retos que plantea la política del nuevo gobierno de Estados Unidos. En ese marco y a la luz del debate producido en esta reunión de RIAL, ambos altos personeros han estimado pertinente expresar lo siguientes planteamientos:

1.- La situación internacional muestra inquietantes señales de incertidumbre e inestabilidad: la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea tras el Brexit, debilitando el más antiguo  proceso contemporáneo de integración regional; el plan de reformas internas que lleva adelante China para modernizar su economía, lo cual se realiza bajo una persistente desaceleración con efectos concretos en diversos países del sistema  internacional; el inicio de la administración del Presidente Donald Trump, que busca poner fin a varios acuerdos multilaterales, mientras impulsa políticas de nacionalismo y proteccionismo de efectos inciertos; un escenario internacional marcado por las crisis migratorias y la incapacidad de encontrar salidas a los conflictos del Medio Oriente; una reducción del peso y protagonismo de los países emergentes tras haber vivido un periodo de influencia creciente en la década pasada, situación especialmente evidente en los países de América Latina. Todo este contexto es esencial asumirlo, para entender y buscar caminos de salida a la situación que vive nuestra región.

2.- Bajo el nuevo gobierno de Estados Unidos las relaciones hemisféricas han entrado en un período de ruptura de acuerdos previos, como también de amenazas y planes de fuerza que afectan la vida de millones de ciudadanos. Junto con haber puesto en marcha la construcción del muro en su frontera con México – que, por cierto, es también la frontera sur con América Latina – se ha iniciado un proceso de expulsión masiva de ciudadanos de nuestros países, mientras se presiona por la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), bajo anuncios que traen alteraciones para la vida de cientos de miles de trabajadores y para las condiciones del intercambio comercial vigente. No conocemos aún el detalle de la política que el Presidente Trump aplicará para América Latina y Caribe, pero cabe esperar que ésta vaya más allá de conceptos predominantes hasta ahora: migración, drogas, terrorismo. Los países y las sociedades de América Latina han crecido en autonomía, para buscar, desde su diversidad, la mejor inserción en el mundo global, entendiendo que éste es cada vez más interdependiente y donde la cooperación y el multilateralismo son claves para abordar las complejidades contemporáneas.

3.- En este contexto, hoy más que nunca América Latina y el Caribe deben rescatar sus ideales de integración, para hablar con una sola voz frente a su vecino del norte. El bilateralismo puede ser una trampa, donde cada cual busque alguna puerta menor o tangencial para comunicarse con Washington. Tenemos que reforzar los mecanismos de coordinación política que ahora, más que nunca, debemos hacer eficientes, oportunos y concretos para construir el diálogo necesario con Estados Unidos. Lo mismo es válido para avanzar en nuevos vínculos, modernos y eficientes, con Europa y Asia. Es un momento crítico, pero también puede ser un momento de mejor articulación entre nosotros.

4.- Necesitamos más conocimiento y nuevas ideas para tener una política más efectiva ante estos desafíos. La tarea de RIAL es hacer que las corrientes de pensamiento político y académico vigentes en nuestros países y sociedades, se abran a procesos de estudio, coordinación y formulaciones sólidas, para determinar una agenda internacional que, desde nuestras metas de desarrollo,  permita restablecer y afianzar el diálogo hemisférico basado en principios de paz y cooperación. Nuestra contribución intelectual al devenir de CELAC aparece como un desafío principal,  para fortalecer su papel e influencia como organismo regional de coordinación política. Al iniciar una nueva etapa en nuestros trabajos, asumimos el compromiso de avanzar en esa dirección.

 

 

 

Ricardo Lagos                                                                                   Enrique García

 

 

Santiago de Chile, 7 de marzo de 2017

Etiquetas: , , , , ,